< !-- Digital window verification 001 --> Primera experiencia en Couchsurfing. - Mi anhelo es viajar

Primera experiencia en Couchsurfing.

Hasta hace algunas semanas jamás había escuchado hablar de Couchsurfing… fui a dar con esta red social después de leer uno de mis blogs de viajes favoritos y pensé.. porque no? A fin de cuentas no hay mucho que perder.

A grandes rasgos, para todos aquellos que pusieron cara de What (igual que yo cuando recién leía sobre el tema) Couchsurfing es una red social para viajeros y para los no tan viajeros que tienen ganas de aprender y viajar sin salir de casa a través del intercambio cultural. La idea de esta red, es permitir a los usuarios la creación de un perfil con un pequeño resumen sobre quién eres, cuáles son tus gustos, que puedes ofrecer a los viajeros o anfitriones y cuáles son las condiciones de hospedaje en caso de que decidas abrir las puertas de tu casa para alojar o bien para que aproveches la hospitalidad de alguno de los miles de anfitriones que ofrecen su casa alrededor de todo el mundo.

Entonces la cosa funciona así: puedes tener o brindar hospedaje gratuito en cualquier parte del mundo, a cambio de simplemente ser hospitalarios, buena onda, y por supuesto de intercambio cultural. Si quieres más Info, entra aquí: Couchsurfing

Pues bien…a primera instancia la mayoría podrá pensar: ESTAS LOCA! Como se te ocurre abrirle las puertas de tu casa a un extraño? ¿Y si los mata? ¿Y si te viola? ¿Y si los roba? Fueron los cuestionamientos que mas escuche días antes de que Madhu, mi primer “surfer” (viajero) llegara a nuestra casa. Leí y leí y volví a leer experiencias de usuarios, viajeros y bloggeros que lograron convencerme de algo de lo que estoy segura la mayoría en este planeta dudamos: aun existe gente buena en este mundo. Yo soy una de esas y les aseguro que ustedes que leen esto también, así que decidimos entrarle al couch y esto fue lo que paso:

Nuestro primer visitante Fue Madhu, originario de la India, había decidido tomarse un año sabático y recorrer toda América Latina desde México hasta la Patagonia. Su primer parada en México, según leí en su perfil de couchsurfing sería Monterrey. Su vuelo proveniente de Turquía, tenía como destino Hosuton, así que decidió tomar un autobús y pasar algunos días en nuestra ciudad. Vi su anuncio, su perfil, sus fotos, sus experiencias y referencias; a simple vista parecía una buena persona. Volví a leer, lo medite por un rato, estuve a punto de mandarle una invitación a quedarse en nuestra casa y me detuve. Hice nuevamente el ritual, (leer, analizar, pensar que es una buena persona y llegar al punto de casi enviar la invitación) me volví a paralizar.

Y así paso por no sé cuantos días hasta que una tarde dije.. Hazlo Miri! Quieres salir a recorrer el mundo y sin embargo te paraliza el hecho de mandar una invitación (que tal vez ni acepten) para abrir tu mundo y mostrárselo a alguien más..Deje de meditarlo y di click. Mande la invitación con un mensaje en ingles muy mocho pero cargado de buena onda. Algunos días después recibiría la respuesta: Madhu se quedaría con nosotros un par de días.

Necesitaría mínimo unos dos o tres post para contarles a detalle sobre la experiencia tan maravillosa y porque no, tan loca que vivimos. Fuera de lo que pueda opinar o decir sobre Madhu como persona, la experiencia como tal es algo que todos los amantes de los viajes y de las culturas deberíamos de hacer por lo menos una vez en la vida, ya sea ofreciéndonos como anfitriones o bien solicitando la ayuda de algún buen samaritano como huéspedes.

Aprendimos por ejemplo, que en India está mal visto que una pareja vaya por la calle tomada de la mano y mucho peor si se dan muestras de amor en público; o que nuestras quejas sobre el tráfico y lo lleno de los medios públicos de transporte en hora pico, son apenas nada comparados con lo que padecen en la India a diario; que en la India la vaca es un animal sagrado, pero eso no quiere decir que no pueda disfrutar y amar unos buenos tacos de bistec. El por su parte aprendió, que los mexicanos somos muy “amorosos” ósea que nos gusta sabrosearnos y demostrarnos el amor en público, que partir un aguacate puede ser la cosa más fácil del mundo después de una buena clase; que para comer carne, no hay como Monterrey y que las niñas pequeñas vestidas de blanco no son pequeñas Novias, sino niñas haciendo su primera comunión para la religión católica.

 

Madhu explorando en la Huasteca.
Madhu explorando en la Huasteca.

Darnos la oportunidad de apertura hacia cosas nuevas y desconocidas generaron en mi, ganas de más; el hecho de poder compartir no solo nuestro espacio y nuestro tiempo sino toda nuestra cultura con un desconocido me dio una sensación de felicidad y plenitud momentánea, que ahora no dudare seguir buscando y alimentando en cada oportunidad que se presente. El miedo y los tabúes pueden ser obstáculos absurdos entre el mundo que hay afuera y ustedes. No lo permitan y regálense de la oportunidad de ir más allá de sus propias narices.

Definitivamente uno de los mejores viajes que he tenido, sin la necesidad de salir de casa.

 

 

 

 

4 Comentarios

  1. Responder

    claudia mtz

    Me encantó ! Felicidades y te admiro muchísimo :*

    1. Responder

      mirimijares

      Gracias Claudia!
      Un beso

  2. Responder

    Troll

    Aw me hiciste llorar con tu historia

  3. Responder

    Ara

    muy interesante, lo pensaré! que padre que te das esta oportunidad, vivir nuestros sueños es lo mejor que nos puede pasar en esta vida….te quiero!

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *