< !-- Digital window verification 001 --> 7 consejos básicos para planear un viaje. - Mi anhelo es viajar

7 consejos básicos para planear un viaje.

Pues bien, las ganas de viajar las tenemos a full, la decisión está tomada. Dentro de un año, la vida nos dará un giro de 180 grados y nos llevara a no sé donde,  a vivir no se qué. Según mis escasos conocimientos en el tema, tomar la decisión,  sería  lo más difícil del asunto. Así que, hasta hace un par de semanas pensé: ya esta! El resto es pan comido.

Oh Santo patrono del estrés y los pobres aprensivos, que equivocada estaba. Pero ALTO! No se asusten, mi naturaleza es así: me gusta tener las cosas bajo control y en la medida de lo posible,  tener todo  (o casi todo) fríamente calculado. La planeación del viaje se burla a carcajadas de mi forma de ser  y murmura ¡ay chiquitina, no sabes la que te espera! Mientras tanto,  yo me voy sumergiendo en un mar de sensaciones que a ratos me llenan de miedo y en otros de mucha emoción.

 Faltando casi un año para nuestra salida, los preparativos del viaje han comenzado. ¿ Exagerado? No para mí.  Hemos viajado con anterioridad,  pero jamás como mochileros, sino como turistas con bajo presupuesto; siempre a las carreras y con poco espacio para la improvisación, principalmente, porque después de las vacaciones hay que regresar al trabajo y a la rutina diaria.  Pero ahora es distinto, se acabo la comodidad de turista, los itinerarios estructurados y sobre todo, las prisas por regresar a la vida normal.

 Preparar un viaje largo  implica muchos “detalles”,  que por lo general,  no consideramos cuando planeamos unas vacaciones cortas con fecha de regreso establecida. Deudas por pagar, ahorrar dinero, asuntos que resolver en casa, finiquitar relaciones de trabajo y/o escuela,  vender algunas cosas y comprar otras, reservar vuelos, aplicarse vacunas, tramitar visas y  pasaporte,  el dilema de adquirir o no un seguro de viajero y un sinfín de etcéteras, que aunados a la bola de emociones con las que tienes que lidiar y al estrés de la vida diaria, pueden hacerte tambalear por unos segundos e incluso sembrar dudas, de si la decisión que tomaste es o no la correcta.

Es normal sentirse un poco abrumados, ¿verdad que si? (díganme que si,  para no sentirme tan loca)

Tomando en cuenta todo el rollo anterior, he comenzado a aplicar algunas medidas,  para no desquiciarme en el proceso…. así que aquí están mis recomendaciones:

1. Organízate; date un espacio en tu apretada agenda  para planear el viaje. No dejes las cosas a última hora; ya sé que nos encanta trabajar bajo presión, pero hay algunas cuestiones como los tramites de visas, pasaporte y/o vacunas que pueden llevar periodos considerables de tiempo, así que más vale estar prevenidos que arrepentidos.

2. Investiga, infórmate. leer, leer y volver a leer sobre el o los destinos que tengamos en mente. Cultura, costumbres, el valor de su moneda, el idioma, lugares interesantes e imperdibles, experiencias de otros viajeros, medios de transporte, requisitos para ingresar al país, etc., son tan solo algunos datos que nos pueden ayudar, no solo a organizar el viaje, sino también a tener una estancia más agradable e incluso mas mimetizada con los locales.

3. Finiquita los asuntos incómodos. Y por asuntos incómodos me refiero principalmente a las deudas, aunque también podrían entrar en este punto, todas aquellas cosas que te impidan tomar la decisión de dejarlo todo e irte a viajar por el mundo (miedo, apegos, relaciones, trabajo, y todo lo que ustedes deseen agregar) No cargues con equipaje extra, elimina de tu vida todo aquello que te “encadene” y te impida ser feliz.

4. Aprende a ahorrar y a controlar lo que gastas. Independientemente del tipo de viaje que tengamos pensado hacer, siempre será necesario un poco de dinero (o un mucho) para comenzar; así que antes de empezar a ahorrar, realiza un análisis profundo de tus gastos y trata de eliminar todas aquellas fugas de capital que realmente no son importantes y sin embargo consumen una gran parte de tu presupuesto diario. Una vez hecho esto, la tarea del ahorro será más sencilla y si a esto le agregas alguna actividad extra que puedas monetizar, en menos de lo que pienses, estarás alcanzando tu meta.

5. Motívate. La motivación es importante en cualquier proceso humano, es la gasolina que nos empuja a dar ese esfuerzo extra, para lograr lo que queremos. A mí en lo personal, me encanta leer anécdotas e historias de otros viajeros o ver películas donde se muestren los lugares que me encantaría conocer; cada quien es distinto, así que busca en tu interior aquello que te haga moverte para llegar a ese lugar donde radican los sueños.

6. Respira profundo; no siempre podemos tener todo bajo control.  Hay muchos factores que no dependerán de nosotros; las fluctuaciones del valor del dólar o los cambios de vuelo por algún inconveniente climatológico, no podemos solucionarlos ni con la varita mágica de Harry Potter. Así que calma! Intenta tranquilizarte, recuerda que al final, las cosas siempre se solucionan de una u otra manera.

7. Disfruta el proceso! Bueno, malo, tedioso, cansado, triste o alegre, pero disfrútalo, es un momento único e irrepetible, así que sácale jugo y aprende de él.

 

Y ustedes, ¿cómo hacen para organizar un viaje?  Ilústrenme y ayúdenme con sus comentarios, tips o sugerencias.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *