Rompiendo las cadenas financieras.

La primera pregunta que se nos viene a la cabeza, cuando sabemos de alguien que se aventura a darle la vuelta al mundo es: ¿Cómo lo hacen? ¿Quién los patrocina y de dónde diablos sacan tanto dinero para andar de aquí para allá? Seguro son millonarios, o tienen algún patrocinador (como papá) que les pague todo….

Pues déjenme les cuento que mi caso, dista mucho de eso. Ni patrocinadores, ni millones, ni herencias recién ganadas. La formula, que por cierto,  está muy lejana de revelar un gran secreto o descubrir el hilo negro,  se basa en  3 cosas simples: muchas ganas de viajar y conocer el mundo (y cuando digo MUCHAS es MUCHAS); trabajo duro y un ligero esfuerzo financiero,  que logre por lo menos,   crear los fondos suficientes,  como para comprar un boleto de avión, un seguro de viajes  y un pequeño colchón para empezar…. Lo demás?  Bueno… eso se irá resolviendo en el camino.

Les cuento un poco de mi historia. Tengo 34 años y una vida laboral muy estable. Me independice de casa de mi mamá,  hace poco más de 3 años, así que en teoría, me rasco con mis propias uñas.  No estudie ninguna maestría, ni tengo deudas con ninguna institución educativa, tampoco tengo casa propia, así que eso de las hipotecas y los créditos de Infonavit están muy lejos de mi alcance.

 

PERO… ¿y las tarjetas de crédito? De esas mejor ni hablemos. Hace como 5 años que 4 Instituciones Financieras me mandaron a buro de crédito. (Paro los que no sean de México, el buró de crédito es una empresa mexicana que recolecta la información financiera y lleva un expediente de ella. Mientras seas un cliente cumplido, no hay problema, pero en cuanto dejas de pagar,  tu expediente se mancha y es muy difícil que alguien te vuelva a brindar la confianza de darte un crédito sea cual sea el tipo) Así que me quede sin crédito, sin dinero y súper endeudada.

No fue fácil salir del hoyo;  además de dinero, perdí oportunidades de vivir otras experiencias por estar atada a las deudas. Y orgullosamente (?) puedo decir que no me arrepiento; toda esta situación me dejo una gran lección de vida, que créanme no quiero volver a repetir jamás

 No me gane la lotería para liquidar lo que debía, simplemente un día toque fondo y no pude más, así que decidí tomar las riendas de mis finanzas y empecé a ser más responsable con el uso que le doy a mi dinero. . He de confesar, que algunas tarjetas, jamás las pague y las que pague, estuve en  un estira y afloje con los bancos para poder negociar una cantidad que pudiera salir de mi bolsillo.

No me mal entiendan, mi consejo NO es que dejen de pagar sus deudas; al contrario, la idea de contarles este lado oscuro de mi vida, es ayudarles, a través de mi experiencia a NO caer en lo mismo.

La lección: NO GASTES LO QUE NO TIENES!  Y ojo con las tarjetas de crédito, que mal administradas, pueden llevarnos derechito al infierno.  Al final,  logre rescatar solo una tarjeta departamental, que en su momento, me ayudo un poco a solventar los gastos que implicaba independizarme y que por supuesto, tenía el crédito saturado al límite.

Cuando surgió la idea del proyecto, la primer barrera que vino a mi mente fue… ¿y ahora como hago para pagar semejante deuda? No puedo irme así!  Al paso que voy, terminare en 18 meses….así que en lugar de esperar todo ese tiempo y arriesgarme a seguir endeudándome, cambie mi perspectiva y empecé a realizar algunos cambios pequeños, que desembocaron en la liquidación total de la deuda y en una cuenta de ahorro especial para el viaje. Y cuales fueron esos cambios?  Aquí se los paso:

 

  • Aprende a administrar tu dinero: administrarse es la clave, no gastes lo que no tienes. Enlista tus gastos mensuales, analízalos y elimina aquellos que sean innecesarios.
  • Prioridades: créeme, esos zapatos o ese disco nuevo de tu artista favorito puede esperar; dale prioridad a lo más importante: eliminar las deudas. Paga a tiempo y no permitas que los intereses te devoren vivo. Si en tu caso, no tienes deudas, entonces concentra tus energías en ahorrar lo más que puedas
  • Ahorro Vs Gastos: todos aquellos gastos innecesarios que borraste de tu lista en el punto 1, úsalos para pagar la deuda o bien para ahorrar. Una cuenta de ahorro, una cuenta de inversión, un bote para poner monedas, todo vale y al final todo suma.
  • Sacrifícate: amo la vida cómoda, salir a cenar, tomar cerveza los fines de semana, comprar ropa, zapatos…. Pero amo más mi proyecto y mis ganas de conocer el mundo; así que estoy dispuesta a hacer algunos sacrificios con tal ver mi sueño realizado…. Después de todo, la recompensa valdrá la pena.
  • Busca formas de generar ingresos extras: cualquier manera es válida, vende comidas, dulces, chicles, cigarros, pon un bazar; usa tu imaginación, las posibilidades son infinitas.
  • Rompe las cadenas financieras: después de 5 meses de sacrificios (incluido el aguinaldo y las vacaciones) y ahorro intenso, logre liquidar mis deudas al 100%.

 

No es fácil romper las ataduras;  cuesta mucho trabajo, dinero y sobre todo tiempo… así que,  si las cadenas financieras, representan un obstáculo en el camino, para ir por aquello que sueñas,  ármate de valor, trabaja por ello y abre todos los candados que te atan a la vida que no quieres llevar.

FB_IMG_1446922418680

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *