Crónica de una renuncia anunciada

La renuncia no estaba en mis planes, hasta hace unos meses  me veía casada con la empresa a la cual le preste mis servicios durante 9 años.  No  lo voy a negar, estaba muy cómoda;  feliz en la zona de confort que te puede brindar un horario de lunes a viernes de 8am a 5pm, estabilidad laboral, un sueldo promedio y uno que otro beneficio adicional. ¿Quién en su sano juicio abandonaría tanta belleza?

Pase años enteros planeándolo pero nunca me atreví. Siempre había un obstáculo por delante que se interponía: un mejor auto, renovar la casa, tarjetas de crédito, novio, familias, mascotas, MIEDO. Esta vez algo había cambiado, las barreras seguían ahí, pero yo estaba decidida y no solo eso, además estaba inspirada. Decisión e inspiración hicieron una mezcla que dio como resultado algo que no había en el pasado, DETERMINACIÓN para lograr mi sueño.

 Así que lo hice, renuncie al trabajo que por 9 años no solo me dio de comer, sino que  me hizo crecer personal  y laboralmente; me brindo una segunda familia y me enseño el verdadero significado de la palabra lealtad; me dio días de muchas risas y otros tantos de duros momentos que en ocasiones me hicieron maldecir, gritar y llorar; y lo más importante (que me resulta difícil de explicar), es que me dio el último empujón que necesitaba para tomar la decisión de dejarlo todo para salir a recorrer el  mundo. Sí,  mi trabajo me orillo a buscar la libertad que tanto deseaba.

Y ahora sin más rodeo, comparto con ustedes un pequeño resumen de lo que viví en mis últimos 10 días de trabajo:

Lunes 18 de Julio de 2016

Un lunes más, no me quiero levantar de la cama. No quiero ir a trabajar, quiero seguir durmiendo.  Me paro a regañadientes y con poca actitud. Como todos los días entro a la regadera con los ojos casi cerrados, me baño rápido, me seco y me recuesto nuevamente con la promesa de que solo serán 10 minutos, que terminan convertidos en casi 20. Se me hizo tarde. Llego a la oficina a revisar pendientes urgentes; a media mañana y tras esperar casi dos meses, me mandan llamar de la oficina de mi jefe. Han asignado a la persona que se quedara en mi lugar. Me alegro, el estrés estaba mermando mi energía. La jornada laboral termina tranquila y sin mucha novedad. De camino a casa mientras manejo en un tráfico infernal, una idea asalta mi cabeza: me quedan 9 días laborales. 9 días después de entregarle mi vida a la empresa por 9 años. Aún no me doy cuenta, pero la ansiedad acaba de hacer nido en mí ser.

Martes 19 de Julio de 2016

Buenos días realidad, buenos días incertidumbre! Intento fingir una buena actitud: es martes, el día se irá rápido seguro que sí. Apenas son las 10:00am y yo me quiero comer el mundo, literal comer el mundo, no puedo con el hambre (aun y cuando desayune hace 2 horas) ¿es realmente hambre o solo es ansiedad? Ya me quiero ir, no puedo más; necesito comer o salir de aquí. Estoy trabajando, no debería pensar disparates. Pero la realidad es que no me puedo concentrar, así que decido darme 10 minutos de despeje y me pongo a leer a escondidas un manual de Autostop. Grave error, pensé que la lectura dormiría los demonios de la cabeza, pero los despertó. Miri es que tú estás loca! ¿Por qué no te quedas aquí? sigues trabajando, compras un mejor carro, arreglas la casa y después te vas de vacaciones; No Miri! NO PUEDES HACER ESO, NO A ESTAS ALTURAS. No eres tú, es el miedo quien habla, no lo escuches! Pero la voz es fuerte y retumba en el cerebro: ¿y si los asaltan? ¿Y si nadie quiere darles hospedaje? ¿Y si nos toca un atentado? ¡¡No viajen a dedo Miri, los van a matar!! Si, es ansiedad.

En el trabajo, siempre había tiempo para comer.

Miércoles 20 de Julio de 2016

10 veces sonó la alarma y 10 veces la apague. Esa maldita costumbre de posponer el “dolor” para más tarde, como si posponerlo lo disminuyera. La ansiedad sigue y los pensamientos fatalistas la acompañan. ¿En verdad es tan difícil dejar la  rutina? Es que esto duele en mi corazón Godinez (termino mexicano para llamar a la clase trabajadora de oficina). Duele en la comodidad y en el sueldo seguro cada 15 días. Duele en los viernes de tacos, en los problemas laborales, en los chismes, en la camaradería laboral. Duele incluso en los regaños del jefe, en las malas caras, en las llamadas necias y hasta en el tráfico. ¿el tráfico? Si, dejar la comodidad y los contratiempos de tener un coche propio también duele. Duele la incertidumbre de mi futura (¿?) vida laboral.  Duelen los servicios de salud gratuitos que nunca utilice, ¿y si ahora los necesito? Esa es la Miri Ansiedad que no puede quedarse callada. El día avanza, la ansiedad no descansa.

Jueves 21 de Julio de 2016

Hoy no habrá tiempo de pensar. Anda Miri, tienes mucho que hacer, concéntrate y deja el jueves fluir.  El jueves fluyo con menos angustia. Efectivamente, no hubo tiempo de pensar, el trabajo despejo los miedos y por un momento todo pareció detenerse. No me iba, solo era un Jueves mas.

Viernes 22 de Julio de 2016

La vida es breve y la muerte llega casi sin aviso. Unos días bastaron para inundar  a la familia de nostalgia y muchas lágrimas.  Es extraño el sentimiento que esto me provoca, no me gustan las despedidas, mucho menos las que son para siempre. Nunca me ha resultado fácil lidiar con los duelos (¿habrá alguien a quien sí?) y entre esas despedidas y las pasajeras (pero tal vez para siempre) mi cabeza se va llenando de recuerdos y quiero llorar y salir corriendo. Y de nuevo el pensamiento obsesivo sobre ¿quién demonios me obliga a irme? El espíritu libre que vive atrapado dentro de mi me grita: calla y déjame salir. 

Lunes 25 de julio de 2016

Llamadas, mensajes de texto, conversaciones…Todo va enfocado en una sola dirección: ¿cómo te sientes? Se está llegando la hora! Yo sonrío y contesto siempre lo mismo: feliz pero con mucho miedo. La réplica recibida es casi siempre la misma: tranquila que todo saldrá bien, ¡qué emoción!, manda muchas fotos, disfrútalo, serás feliz, no tengas miedo, et, etc, etc. ¡Si supieran que ya no puedo dormir!

Martes 26 de Julio de 2016

No hay vuelta atrás, esto ha dejado de ser un sueño y en verdad está sucediendo. ¡DE VERDAD MIRI! ESTA PASANDO. Apenas puedo creer que no se quedo en el fondo del baúl de los sueños rotos, esos que nunca me aventure a cumplir por miedo, por falta de tiempo, o de dinero o por cualquier excusa tonta que pudiera inventar. Esto es real y mi sistema completo empieza a asimilarlo; Hoy lo digiero y me doy cuenta que las cadenas que me ataban a esta vida laboral y rutinaria se desvanecieron con la firmeza de las decisiones que tome a lo largo del último año. Hoy asimilo que apenas hace unos días, tuve un preámbulo de despedida con el que durante 9 años fue mi Jefe. Hoy me doy cuenta que pronto ya no estaré aquí y que mi vida está a punto de cambiar para siempre. 

Miércoles 27 de Julio de 2016

Faltan solo 3 días. Aunque no lo aparente, hoy me invade la nostalgia por las amistades increíbles que logre formar aquí y que un par de días más dejare de ver. Hoy no importan los roces, ni las malas mañanas sin sonrisas ni buenos días, hoy no  importa si alguien se roba mi refresco del refrigerador, ó si nos regañan por bajar a desayunar sin permiso, hoy solo importan mis amigas. Trato de llevar el día como si la próxima separación no existiera; desafortunadamente la capacitación a la chica que toma mi lugar, no me permite desenvolverme de manera natural y disfrutar con ellas nuestros últimos momentos juntas en la oficina. Tal vez no lo sepan, pero las quiero y las voy a extrañar endemoniadamente.

Mi segunda familia. Faltan algunas, pero las quiero a todas!

Jueves 28 de Julio de 2016

El tiempo apremia y los pendientes aplastan. El día pasa entre envío de correos de despedida y respuestas de clientes, agentes y extraños de buenos deseos; entregar las últimas carpetas y la coordinación de mi cita para la firma de renuncia y la presentación ante la junta de conciliación y arbitraje. Apenas lo puedo creer, estoy a unas horas de firmar mi libertad y abrirle la puerta a la incertidumbre y la nueva vida. Manejo de regreso a casa pensando que todo esto no puede ser tan malo, que solo estoy siendo fatalista como siempre y que se me viene encima una felicidad que jamás antes había experimentado. Y si alguno se preguntaba que paso con la ansiedad, pues sigue ahí en forma de hambre y ocasionalmente de insomnio.

Viernes 29 de Julio de 2016

Desperté con los ánimos dignos de un viernes: FELIZ! Hoy es el último viernes que disfrutaré como empleada, ya no importa si apenas dormí 2 horas o si el trafico esta pesado. Me subo al auto y busco con desesperación la canción que describe perfectamente el momento: DOG DAYS ARE OVER, de Florence and the machine; sí, los días de perro están a unas horas de terminar. Una vez aterrizada en la oficina, el tiempo parece tener prisa; disfruto el último desayuno con mis amigas y cuando menos pienso, ha llegado la hora de firmar documentos y cerrar legalmente este ciclo. Disimulo y me paso las lágrimas con agua, no quiero que se den cuenta que la alegría y la nostalgia han formado un coctel que me tiene embriagada.

La última hora en la oficina fue una de las más emotivas de mi vida. Fiesta sorpresa, lagrimas, risas, memorias, vivencias, nostalgia y un montón de agradecimiento a la vida por haberme permitido cruzar en el camino de esta empresa y de cada una de las personas que conocí aquí. Ahora más que nunca estoy segura que aceptar este empleo hace 9 años, fue una de las decisiones más inteligentes que pude haber tomado. Cada experiencia, acierto y fracaso que tuve a lo largo de mi trayectoria, tuvieron siempre una razón de ser: hacerme mejor profesionista, mejor persona y definitivamente, alimentar a diario este sueño que está por concretarse. Viví muchos años equivocada pensando que el día que saliera de la empresa me sentiría orgullosa de decir “HASTA NUNCA” y me trague mis palabras, ahora sé que un pedazo de mi corazón, se quedará eternamente sentado en el segundo cubículo a la derecha.  

7 Comentarios

  1. Responder

    Claudia

    Se escribir Mal tu nombre Miri, sorry

  2. Responder

    Claudia

    Hola Maria me Encanta tu blog, y Claro q apoyare no hoy sino en mi proxima Quincena aportare un poquito de lo que tengo para q sigan explorando este mundo tan pequeño y grande a la vez. Pregunta tienes un mapa trazado de que paises visitaran?, me gustaria verlo y seguirlos junto con mi hijo de 5años. Besos y bendiciones de una Amiga desconocida de Mty viviendo en San Jose CA.

    1. Responder

      mirimijares

      Hola Claudia! Aún no tenemos una ruta trazada tal cual, solo algunas ideas vagas de los lugares que visitaremos. Lo que sI es que prometemos ya pronto poner galerías de fotos de todos los lugares que visitemos. Que hermosa la idea de compartir con tu hijo todo lo hermoso que tiene este mundo. Y de antemano muchas gracias por tu apoyo! Te mandamos un abrazo hasta donde estés

  3. Responder

    Tatiana Zurita Tapia

    Mi miri cada que leo lloro

    1. Responder

      mirimijares

      Gracias Tati, que sirvan de inspiración las lágrimas para emprender lo que sueñas

  4. Responder

    Araceli

    Felicidades Miri!!!! Sigo tu blog y estoy en una situación similiar, me siento muy identificada contigo, solo puedo decirte que deseo de corazón que todo salga como lo planeas o mejor!!! Quizá no lo sepas pero puedes ser la inspiración para muchas personas , admiro tu valentía por seguir tu sueño, no cualquiera lo hace. Así que aplausos por ti y te mando toda mi buena vibra para que logres todo lo que tienes en mente. Yo voy por un camino similar y tambien ecribo, este es mi blog: https://historiasdemisviajes.wordpress.com/ Cualquier cosa en la que te pueda apoyar no dudes en encribirme, espero algún día nos veamos en el camino :).

    1. Responder

      mirimijares

      Gracias Araceli! A darnos ánimos y energía positiva mutuamente. Nosotros tenemos 3 días en ruta, así que esto apenas comienza. Te mandamos un fuerte abrazo hasta donde estés

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *