< !-- Digital window verification 001 --> Asistiendo a una boda turca - Mi anhelo es viajar

Asistiendo a una boda turca

¿Asistiendo a una boda turca? ¿Nosotros? ¡Ni en broma! Escuchamos y leímos historias de varios trotamundos que durante su travesía fueron invitados a alguna boda. 

Nosotros mismos, cuando vivíamos en Monterrey, tuvimos la oportunidad de invitar a un par de viajeros a la boda del hermano de Pedro.

Sin embargo, nunca nos pasó por la cabeza que en algún punto del viaje fuéramos nosotros los que asistiríamos a un evento de este tipo. En definitiva, el viaje nunca deja de sorprendernos.

En el lugar donde ahora vivimos, conocimos una pareja turca con la que nos toca compartir algunas comidas al día y una que otra actividad dentro de la casa.

Ninguno de los dos habla inglés o español y nosotros apenas aprendimos a decir “meraba”. Así que cada vez que nos toca estar juntos las situaciones se vuelve por demás cómicas, particularmente si no tenemos google translate a mano.

Asistiendo a una boda turca

Ozcan y Segvi, nuestros nuevos amigos turcos

La cuestión es que nuestros dos nuevos amigos, nos extendieron la invitación a una de las experiencias más divertidas, auténticas y bonitas que hemos tenido en Turquía y  nos atrevemos a decir durante el viaje completo.

Antes de la diversión, aquí algunas aclaraciones sobre la boda turca a la que asistimos

1. Lo que verán y leerán a continuación es lo que nosotros vimos, vivimos y sentimos. Es nuestra percepción, por tanto no quiere decir que sea una verdad UNIVERSAL. 

2. La boda turca fue en un pueblo pequeño y por lo que nos dijeron, algunas cosas pueden variar dependiendo de la zona y del nivel socio-económico donde se desarrolle. 

3. Era de noche y lo único que teníamos a mano para tomar fotografías era nuestro ipad, así que las fotos y los vídeos no salieron como esperábamos. 

4. Hubo situaciones en las que decidimos NO tomar fotografías por respeto al momento y a las personas

5. Ahora sí, disfrútenlo. 

Llegando a la boda

Por cuestiones ajenas a nosotros, llegamos un poco tarde y no tuvimos oportunidad de presenciar el previo a la cena y la fiesta.  Así que llegamos directito a comer.

Bajamos del auto con sonrisa nerviosa, sin saber muy bien cómo actuar o qué decir, aunque la realidad es que abrir la boca para hablar no servía de mucho.  Ozcan y Segvi se hicieron cargo de presentarnos con algunas personas.

No pregunten cómo, pero después de algunos gestos y carcajadas de todos, dedujimos que las personas que recién habíamos saludado, eran los hermanos de Ozcan y sus respectivas familias.

 

Nos invitaron a pasar. Mesas y sillas de plástico estaban dispuestas en un patio para celebrar el banquete; mientras tanto, las mujeres entraban y salían de la casa con platos de comida.

Apenas pusimos un pie en la entrada, nos detuvo una mujer de avanzada edad que empezó a hablarme en turco mientras sonreía.

Alguien más le aclaro que yo no entendía nada de lo que ella decía, así que se limitó a observarme de arriba abajo, soltó alunas palabras más, me agarro la cara, me dio dos besos y se fue del lugar.  

Todos reímos. Jamás supe que fue lo que quiso decirme.

Boda turca: La cena

Sin mucho orden, nos sentamos a comer. La dinámica era sencilla, quien tenía hambre se sentaba a comer, quien terminaba, se ponía de pie y le daba oportunidad a los demás.

Tres enormes piezas de pan fueron colocados primero, posteriormente una de las mujeres dejo al centro de la mesa algunos platos de comida y cucharas suficientes para todos.

Ensalada, arroz, frijoles, carne de cordero con garbanzos y una especie de sopa elaborada a base de trigo llenaron la mesa.

 La comida era para compartir, así que sin ninguna pena, imitamos a los demás, tomamos una cuchara y la llenamos a diestra y siniestra de cuanta cosa se nos antojaba.

No, no había platos individuales, los platos se disponen para todo el grupo o familia que se sientan a la mesa juntos.

No hubo pastel 🙁

boda turca

El menú de boda

boda turca

Nuestra mesa

Boda turca: La fiesta

Como ya lo mencionamos, la boda resultó ser una boda típica de pueblo. Simple, sin lujos y a campo abierto, donde obviamente todos están invitados.

En un área verde al aire libre, se dispusieron cientos de sillas en círculo para darle forma a lo que sería la pista de baile. Una pequeña mesita en el centro, figuraba como la mesa novios, la cual jamás se usó porque los novios bailaron y disfrutaron con los invitados toda la noche.

Distribuido en lugares muy estratégicos había 3 camionetas. Una de los músicos, otra de juguetes para niños y botanas y la última con bebidas de diferente tipo, incluyendo alcohol.

boda turca

La mesa de novios, las invitadas y las camionetas al fondo donde se vendía el alcohol

A diferencia de las bodas en nuestro país, acá no se sirve alcohol; en parte por la religión y segundo por el precio (el alcohol en Turquía es caro debido a la alta tasa de impuestos). Sin embargo, es posible comprarlo por 8.00 liras turcas (2.00 euros aproximadamente)

Fuera de nosotros, no vimos a nadie más comprando una lata de cerveza. Sí, las bodas divertidas también vienen sin alcohol.

Por cierto, las botanas, las luces y juguetes para niños, también se vendían. 

Los gastos de la boda corren por cuenta de la familia del novio y según nos contaron, si el novio no tiene una casa para ofrecer, NO hay boda. 

boda turca

Así empezaba el baile

Boda turca: El baile

Se baila prácticamente toda la noche; aunque hubo canciones que se bailaron exclusivamente en pareja, la mayoría del baile es grupal y en círculos. Contrario a los latinos que llevamos el ritmo en las caderas y en las piernas, los turcos llevan el ritmo con los brazos, las muñecas y los hombros.

Aquí una pequeña muestra de como se baila en Turquía

Boda turca: Los regalos

Los regalos varían mucho dependiendo el nivel socioeconómico, pero por lo general se regala ORO en pequeñas piezas o dinero en efectivo. En algunos casos, pero es muy raro, se obsequian artículos para la casa.

Para entregar los regalos, los novios se colocan al frente uno al lado de otro. A cada uno se le coloca en el cuello una especie de listón donde se van poniendo los billetes, aunque también alcanzamos a ver una pequeña bolsa que colgaba de la mano de la novia.

La fila de los invitados (hombres) para entregar los regalos

Una vez colocado el billete en el listón, se despiden y agradecen con doble beso. Sí, los hombres también. Solamente a las personas mayores se les besa la mano como señal de respeto.

Sin sonar alarmistas, nuestra percepción de Turquía es que es un país machista; aquí las mujeres van al final. 

Y después de una fila inmensa de hombres, las mujeres al final

Y cada tanto tiempo les ganaba la euforia y festejaban así:

¿Balazos reales o show?

Y después de la entrega de regalos, cerraron así:

¿Será una especie de ritual de buena suerte? No se pierdan el minuto 2.14

La noche se extinguió bailando y los invitados fueron desapareciendo.

Aquí más fotos: 

boda turca

Bailando

boda turca

La camioneta de la música

La fila de los regalos

boda turca

Un baile exclusivo para hombres

¿Qué opinan? ¿Han asistido alguna vez a una boda en un país o cultura diferente a la suya? ¿Cómo fue? 

¡Nos encantaría leerlos!

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *