< !-- Digital window verification 001 --> ¿Cómo le hacemos para viajar por el mundo? - Mi anhelo es viajar

¿Cómo le hacemos para viajar por el mundo?

El sueño adolescente de muchos: viajar por el mundo. Algunos dicen que es culpa de la última generación, esos individuos mimados que crecieron casi sin autoridad, viendo y viviendo los últimos avances tecnológicos.

Esa generación que no quiere responsabilidades y que sueña con dejarlo todo para viajar por el mundo. Pero alto. Ni somos millenials ni somos irresponsables.

La gente podrá pensar lo que quiera, lo cierto es que no se imaginan si quiera el grado de responsabilidad que implica tomar la decisión de dejar la zona de confort para entrar en una nueva realidad completamente desconocida y viajar por el mundo.

Hacerte responsable de toda tu humanidad en un mundo tan inmenso, no es tarea fácil.

 Y entonces lo haces: preparas el terreno, ahorras, renuncias a todo y a viajar por el mundo…Pero, ¿Cómo?

Primero lo primero ¿Quiénes somos? o ¡quienes no somos!

No somos millonarios, no heredamos una fortuna y no vivimos de la renta de nuestras propiedades,  de  hecho no tenemos ninguna.

No somos Jr’s o hijos de padres ricos que estiran la mano para recibir una mensualidad.

Tampoco tenemos patrocinadores. Estamos muy lejos aún de vivir de nuestro blog. Y hasta antes de empezar con la idea de viajar por el mundo, nuestras cuentas y carteras estaban completamente vacías.

Somos como cualquiera que pueda estar leyendo este post. Enrolados en la vida de una clase media, solíamos vivir en una colonia popular y había que trabajar duro para cubrir los gastos que implica vivir de manera independiente.

Por circunstancias de la vida termine estudiando administración de empresas y por los últimos 9 años me dedique a trabajar en el ramo de los seguros. Puedes leer sobre el día que renuncie aquí

Pedro por su parte, jugó béisbol desde que era niño y tiempo después  tuvo oportunidad de jugar como profesional por un par de años.

Después decidió sentar cabeza y estudiar una Ingeniería que terminó justo dos semanas antes de salir de México.

Como podrás darte cuenta, nada fuera de lo común o “normal.” Sorteábamos la vida como cualquier mexicano promedio que tiene que estirar el sueldo para aguantar hasta la próxima quincena.

viajar por el mundo

Solíamos ahorrar todo el año para poder vacacionar por una semana

La pregunta del millón: ¿Quién les financia el viaje?

La respuesta es fácil y sin trucos: nuestro trabajo y esfuerzo.

¿De dónde salió el dinero?

1. Eliminando las deudas.

Definitivamente no fue por arte de magia. Planear una escapada sin fecha de regreso tiene su ciencia. Había que reacomodar nuestras finanzas y transformar por completo nuestro estilo de vida.

Lo primero fue eliminar todo compromiso financiero que nos obligara a quedarnos en México y sobre todo que nos amarrara por completo a un sueldo fijo, en otras palabras, tuvimos que desaparecer nuestras deudas por completo.

Esta fue sin duda una de las etapas del proceso que mayor esfuerzo requirió, no solo a nivel económico, sino a nivel personal y de tiempo.

Y se hizo más difícil aún, porque al mismo tiempo que eliminábamos nuestras deudas empezábamos a adquirir el hábito del ahorro.

Puedes leer al respecto en nuestra colaboración con Mi viaje por el mundo aquí. 

2. Generando ingresos extras

No se puede hacer mucho con un sueldo de 12,000 pesos mensuales. Al menos no si se quiere salir de deudas y al mismo tiempo horrar dinero para viajar por el mundo.

Así que aprendimos a hacer malabares.  Bueno no literalmente, pero si con nuestro tiempo y dinero.

Una de las cosas claves para lograr nuestro objetivo fue buscar un ingreso extra.

Hicimos un poco de todo, desde reciclaje, hacer ventas de cochera, ser chofer de uber, hasta cobrar cover por las reuniones y fiestas que hacíamos en casa. Tal vez suene descabellado, pero recuerden que la imaginación no tiene límites.

¿Quieres saber más? Lee nuestra colaboración con Mi viaje por el mundo sobre como logramos ahorrar dinero para viajar aquí. 

3. Ahorrando como locos

Y he aquí la clave de nuestro éxito y el “secreto” de cómo financiarse una vuelta al mundo. Simple, AHORRANDO.

Seguro habrá quien lo lea y piense ¡Es que ustedes están locos! ¿Cómo es posible costearse una vida normal, pagar deudas y además ahorrar? El secreto está en el sacrificio.

Seguro han escuchado esa canción que dice “Sin dolor no te haces feliz” Pues bien mis estimados lectores, la frase es 100% real. En esta vida hay que hacer sacrificios y sufrirle un poco para alcanzar nuestras metas y objetivos.

Atravesamos una de las cuestas económicas más difíciles por las que hemos atravesado jamás. No nos limitamos, el ahorro tenía que ser no solo monetario, sino de recursos también.

Iniciamos reduciendo el consumo de servicios básicos. Esas cosas sencillas como apagar la luz, reducir el plan de telefonía celular o cortar los contratos de la televisión de paga, dejaron respirar a nuestra cartera y nos dieron la oportunidad de utilizar ese dinero para seguir pagando nuestras deudas.

Dejamos de gastar en cosas que no necesitábamos. Empezando por ropa y zapatos.  Dejamos también de comer en la calle o de dar regalos por quedar socialmente bien con alguien.

De verdad nos amarramos el cinturón y las ganas. No más festivales de música, idas al cine o pagar mensualidades de servicios que nunca utilizamos.

Nos volvimos tacaños con nuestro dinero para poder cumplir nuestro sueño.

Aunado a eso, destinamos una cantidad mensual fija a ahorro que jamás dejamos de aportar, aunque eso implicara quedarnos encerrados el fin de semana.

Ahorrar se convirtió en el pan nuestro de cada día y viajar por el mundo en nuestro motivo.

viajar por el mundo

Todo empieza con un sueño, así empezó el nuestro.

¿Cuánto dinero se necesita para viajar por el mundo?

Podría poner 1000 respuestas y jamás terminaría de satisfacer a todos.  Hay viajeros que le han dado la vuelta al mundo con 5.00 euros en los bolsillos  y hay quienes con 5,000 euros apenas alcanzan a recorrer tres países europeos en 15 días.

La cantidad dependerá mucho del viajero que quieras ser y de los “sacrificios” que estés dispuesto a hacer. Porque en definitiva no es lo mismo dormir en una carpa que en un hotel de 5 estrellas o vacacionar por 3 semanas a viajar por 3 meses o sin tiempo definido.

Así que la respuesta a esta pregunta, siempre será relativa.

Para nosotros fue suficiente empezar con 2,000 euros por persona (sin contar el vuelo transatlántico). Nada para algunos, una fortuna para otros.

El truco está en aprender a estirar el dinero y a hacerlo rendir.

 Al inicio de nuestra aventura teníamos la idea de sobrevivir con solo 10.00 euros al día para los dos. Sin embargo, el viaje nos ha enseñado que dicho presupuesto no siempre será real ni posible, al menos no para nosotros y para lo que necesitamos en éste viaje.

Hay jornadas en las que no gastamos absolutamente nada y hay otras en las que para medio día, nuestra cartera está llorando y pidiendo piedad.

 Así que lo más importante para nosotros y para la salud de nuestras finanzas, es encontrar el equilibrio exacto entre nuestra comodidad y la de nuestros bolsillos.

¿Cómo viajamos?

Y entonces se preguntaran, ¿Cómo se logra dicho equilibrio? Al igual que en cuestión de finanzas y en la mayoría de las cuestiones de la vida, eso dependerá de dos cosas muy importantes: el tiempo y tus preferencias personales.

En alguna ocasión habíamos mencionado ya, que no nos gusta etiquetarnos bajo ningún concepto sobre el tipo de viajeros que somos. Eso de entrar en la absurda pelea de ser mochilero, viajero o turista no va con nosotros.

Una de las habilidades que más hemos desarrollado a lo largo de estos meses es la de aprender a mimetizarnos.

Si hay que ser mochileros y es necesario pararse en la ruta para hacer autostop, lo hacemos.  Si hay que pagar por un tour o la entrada a un museo de nuestro interés lo hacemos. Y si nos apetece quedarnos un mes en algún sitio y convertirnos en locales, lo hacemos.

La flexibilidad es tal, que a veces en un solo día podemos ser 3 o más personajes casi al mismo tiempo.  Lo importante es que ambos hagamos lo que nos apetezca y sea más cómodo, incluso si en ocasiones tenemos que gastar un poco más de lo previsto.

viajar por el mundo

En ocasiones pagamos tours para ver maravillas como esta.

Viajamos lento

Comprobado por nosotros y por muchos más que se dedican a viajar de tiempo completo, entre más rápido se viaja, más se gasta.

Decidimos meter freno después de 10 días de movimiento constante por Croacia. Terminamos cansados,  con una ligera crisis económica y enfermos.  Eso nos dio el aviso de que lo nuestro sería el viaje lento.

Así que a partir de aquel día, procuramos quedarnos por tiempos prolongados en un solo lugar. 2 meses en Croacia, 3 meses en Turquía y posiblemente más de un mes en Rumania.

Y ¿Por qué viajar lento? La primer y más importante razón es porque el viaje lento permite administrar mejor nuestros recursos económicos. Además, nos brinda la oportunidad de conocer más a fondo la cultura y de volvernos un poco más locales.

Y finalmente, lo que nos ligara al siguiente punto: nos permite hacer intercambios de trabajo por un techo y comida.

¿Trabajan mientras viajan?

Sí y no.  No podemos llamarle trabajo tal cual,  porque no existe un sueldo monetario, sin embargo, brindamos voluntariamente algunas horas de trabajo a cambio de hospedaje y comida.

Como bien saben, el hospedaje y la comida son 2 de los conceptos en los que más se gasta cuando viajas. Así que esta es una forma increíble de ahorrar dinero e incluso de poder viajar sin él.

Si bien es cierto que hay que invertir tiempo y esfuerzo, también se aprovecha al máximo para descubrir más a profundidad un nuevo destino, hacer nuevos amigos y experimentar más de cerca la cultura del país elegido.

Los programas se encuentran prácticamente en todo el mundo y para para encontrar una plaza o un lugar donde hacer voluntariado existen plataformas especializadas que a cambio de una pequeña anualidad o aportación fija por trabajo, tienes a tu disposición cientos de ofertas para poder aplicar.

Entre estas plataformas se encuentran Workaway, WWOOF, WorldPackers, entre otras.

viajar por el mundo

Aunque no lo parezca, Pedro estaba trabajando. Haciendo una parrillada en una fiesta en Turquía

El arte de encontrar el equilibrio se encuentra en combinar todas las estrategias posibles

La estrategia es que no hay estrategias, sino una combinación de todas.

En ocasiones dormimos en casas de desconocidos a través de hospedaje espontáneo, como nos pasó en Noruega.  Cuando hay oportunidad aprovechamos couchsurfing para interactuar con locales y conocer la cultura más a fondo.

También pagamos por hostales, pensiones e incluso habitaciones compartidas o casas exclusivas para nosotros solos a través de AIRBNB.

Hemos hecho autostop para darle un poco de aventura al viaje, pero cuando la cosa se pone difícil, el clima no lo permite o simplemente encontramos una opción barata, tomamos tren, autobús y hasta avión.

Gastamos periodos largos haciendo voluntariado (1-2meses), lo que nos permite llevar nuestros gastos al mínimo. En ocasiones nos “privamos” de algunos “lujos” que nos dé la posibilidad de ahorrar ahora para gastar después.

Y con el dinero que nos ahorramos mientras hacemos voluntariados, podemos darnos una vida de “turista moderado” para poder pagar por atracciones, bares, restaurantes, cafeterías y hasta rentar autos.

No es difícil, solo hay que aprender a controlarse y administrar perfectamente los recursos.

¿Qué va a pasar cuando el dinero se acabe? ¿Algún día van a parar?

Sí, el dinero se va a terminar, estamos plenamente conscientes. Los recursos económicos no son eternos y en este momento nuestra cuenta bancaria comienza a tambalearse.

El viaje nos ha enseñado que no somos ese tipo de viajeros que se aventuran sin tener recursos. Respetamos a quienes lo hacen, pero en definitiva, no es lo nuestro.

¿Qué pasara entonces cuando la cuenta este en 0.00? Lo más lógico del mundo, generar más recursos. Y como la única manera que conocemos para generarlos es trabajando, pues entonces así será.

Tal vez toque volver un poco a la rutina o tal vez hagamos cómo muchos que generan recursos mientras viajan. Eso aún no lo sabemos. De lo único que estamos seguros es que no tener dinero no será un impedimento, porque este sueño sigue y aún hay mucho mundo por recorrer.

Respecto al segundo punto ¿Algún día van a parar? Definitivamente. Amamos viajar y todo lo que ello conlleva, pero no nos vemos como nómadas eternamente, al menos no por ahora.

Seguiremos viajando siempre, de eso no nos cabe duda, pero en algún punto del camino haremos base en nuestro hogar.

Aunque nunca sabemos, por ahora solo soltamos y nos dejamos llevar.

¿Qué se necesita para hacer lo que ustedes hacen?

Podría decirles que valentía, dinero, desapego, espíritu de aventura y un montón de cosas más, pero la verdad es que solo se necesita una cosa: MUCHÍSIMAS GANAS.

Podrán reírse y tacharnos de locos, pero lo más importante y necesario para viajar por el mundo son ganas.

Cuando de verdad se tiene el deseo y las ganas de hacer algo, el esfuerzo brota de manera natural en nosotros y la lucha se vuelve un estilo de vida. Y es precisamente esas ganas, ese esfuerzo y la lucha lo que vuelven los sueños realidad.

¿Se atreverían a luchar por sus sueños? ¿Cómo le harían para viajar por el mundo?